Reciclar no es suficiente, escapa del plástico

  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura
En este momento estás viendo Reciclar no es suficiente, escapa del plástico

«O nos divorciamos del plástico, o nos olvidamos del planeta» 

(Noticias ONU, sección Cambio climático y medioambiente 5 de junio de 2018)

Así rezaba el titular que sigue aún vigente, en este artículo, desde la ONU se nos advertía de las consecuencias que estaba teniendo el vertido de residuos plásticos que llegaban al mar. Según palabras textuales del artículo: «Si no se toman medidas, para el 2050 existirán cerca de 12.000 millones de toneladas de desechos plásticos repartidos en vertederos y en el océano. »

El uso del plástico como un hábito

Es que nos parece la solución para todo, tenemos una gran variedad de artículos desechables que se fabrican con este material. Y aunque, afortunadamente, los organismos competentes están haciendo cambios en la legalidad para mejorar eso y regular su consumo aún tenemos muchas cosas que mejorar.

Es cierto que ahora se comercializan cubiertos y vajillas desechables fabricadas de otros materiales, sin embargo, aún se sigue consumiendo en exceso agua embotellada. En ese artículo de la ONU Leo Heileman, el representante regional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente para América Latina y el Caribe (PNUMA) explica: “Tenemos una situación en la que cinco billones de bolsas de plástico se utilizan cada año y un millón de botellas de plástico son compradas cada minuto. Casi 70% o más van al medio ambiente o a vertederos y más de 13 millones llegan al mar cada año”.

Según la web agualatinoamerica.com el consumo de agua embotellada aumentó en 4.7% durante 2020, esta es una tendencia que debería disminuir en lugar de aumentar.

El plástico es peligroso, es necesario reciclar

En el blog de Saniwhater.com ya expusimos un interesante artículo sobre las islas de plástico en el que encontrarás todos los detalles.

Lo fundamental es saber que todos los residuos plásticos, ya vayan a vertederos o sean arrojados en la propia naturaleza, acaban llegando al mar.

Tal y como se cuenta en el post sobre las islas de plástico, esto no es solo peligroso porque los animales queden atrapados en ellos. El peligro es que además se los comen y se intoxican, a veces no mueren, pero los consumimos con esos tóxicos en su interior, sin siquiera saberlo.

Las islas de plástico son peligrosas y hay muchas personas, empresas y organismos oficiales implicados en su limpieza. En realidad es importante que esa labor de limpieza del agua no sólo se ejecute en el mar, si no previamente, es fundamental que al mar llegue ya el agua lo más limpia posible.

Evitar el vertido de residuos plásticos y de todo tipo debería ser prioridad. Entre las posibles medidas a tomar a este respecto, se incluye el reciclaje del agua, limpiándola en plantas de filtración y depuradoras que las lleven de nuevo a ser de una calidad aceptable. Existen en el mercado productos ecológicos para realizar estos tratamientos de aguas, que son altamente efectivos para este fin.

Es fundamental la labor de reciclaje y el aprovechamiento de esos recursos para poder seguir cuidando nuestro planeta, pero no es suficiente, hay que escapar del plástico.

¿Cómo podemos escapar del plástico?

La respuesta es sencilla y bastante evidente, hay que reducir el consumo. Igual que nos hemos planteado una ley que regule el consumo de plásticos en artículos desechables, es conveniente que integremos a nuestro día a día alternativas al consumo de agua embotellada.

La gran mayoría de las veces que la consumimos es porque nos da la garantía de un etiquetado que especifica la calidad de ese agua. Es decir, que vemos el análisis de la composición del agua en nuestra botella. Pero, ¿qué pasaría si el agua del grifo también estuviera etiquetada?

Si tuvieramos una herramienta que diera la oportunidad a cada usuario de saber si el agua del grifo más cercano es adecuada para él, seguramente, no compraría una botella, bebería del grifo.

Beber del grifo supone un ahorro de recursos importante, dado que no solo estás ahorrando la energía de la extracción de ese agua del manantial, ahorras el coste energético y material del etiquetado y el envasado de la misma. 

En realidad esa herramienta ya existe. Se llama whater.app, una aplicación desarrollada por Whater que te informa sobre la calidad del agua a tiempo real en cualquiera de los Whaterpoints registrados.

Para más información no dudes en consultarnos o visitar nuestra página whater.app

Ponemos a tu disposición los medios que necesitas para escapar del plástico y hacer este planeta cada día un lugar más habitable para todos.

Deja una respuesta